Entrada al mar _2012

Instalación artística

Una construcción afortunadamente barata, exactamente de la misma utilidad que algunas no tanto.¿Necesitamos una puerta de acceso al mar? Si está aquí, parece ser que si. Una puerta en la orilla definirá un acceso. Un cordón de terciopelo le concederá exclusividad. Unas luces que se perderán en la negrura de la playa nocturna marcarán unos limites innecesarios hacia la profundidad. Un camino de ida o de venida, del que ni llegará nadie ni al que nadie irá, pero iluminará por la noche un paseo hacia ningún sitio.

El proyecto consta de unas pequeñas boyas flotantes iluminadas, que se hundirán en el mar a poca profundidad, ancladas en la arena del lecho marino mediante bloques de hormigón y cadenas metálicas. La puerta estará montada sobre un bastidor metálico de perfil les cuadrados de 40x40mm soldados, con una base que apoyará a una cota 50cm por debajo del nivel de la arena, evitando que la estructura vuelque.